Hoy he aprendido… qué es un lipograma

Un lipograma es un artificio lingüístico que elimina las palabras que contienen una vocal en concreto. Es dificil, bonito de leer y, además, viene con ejemplos.

Que es un Lipograma

Iba a intentar hacer un lipograma para explicar qué es un lipograma. Pero no. Porque para hacer un lipograma debería escribir este texto obviando cualquier palabra que tuviera una vocal concreta. Preferentemente la “a” o la “e”. Estas dos vocales, las más frecuentes en castellano complicarían algo que, por ser, no es más que un artificio lingüístico. Un puro, duro y complicadamente bonito artilugio literario.

Una vez sabido esto, después de leerlo en Jot Down Magazine, terminé por buscar en el Sancta Sanctorum del hoy, la Wikipedia, dónde encontré referencias a lipogramas en la Grecia clásica y, de paso, este ejemplo de Jardiel Poncela en su libro lipográfico, “Un marido sin vocación”:

Un otoño -muchos años atrás-, cuando más olían las rosas y mayor sombra daban las acacias, un microbio muy conocido atacó, rudo y voraz, a Ramón Camomila: la furia matrimonial.

De ahí, pasé a buscar algo un poco más jugoso, ya mencionado en el excelente artículo de JotDown. Un párrafo de “El Secuestro” de George Perec:

- (…) ¿Emery muerto? Pero ¿por qué? –se preguntó el Sioux.
- ¡Por qué! ¡Por qué! ¡Siempre por qué! –gruñó Uliseos-. ¿Por qué con el término “Muerte” pretendemos siempre un Porqué? Murió, ¡eso es todo! Olvidémonos de ver su nombre en los listines.

[…]

- ¿Se suicidó? ¿Se reventó los sesos de un tiro? ¿Se seccionó el pulso con un filo estilete, de bruces sobre el bidé? ¿Engulló un bebedizo mortífero? ¿Se despeñó con su coche por un precipicio sin fondo don de dio infinitos tumbos sin otro horizonte que el juicio de los justos? ¿Ingirió un producto tóxico? ¿Se hizo el sepuko? ¿Se quemó como un bonzo? ¿Se tiró de un puente y lo succionó un negro golpe de corriente?Si escogió o no su fin, si murió, eso ningún hombre puede decirlo.

Los dos (encontrados en esta joyita de blog) junto con el de Jardiel Poncela muestran de repente la belleza del lipograma en lo complicado de su creación: pensar en la creación de un lipograma ya es de por sí una tarea complicada pero hacerlo exige, para mi, un trabajo tan intenso que sólo puede tener dos significados: o demostrar tu amor por la literatura y tu excesiva necesidad de crear al límite o, porqué no, decirle al mundo que eres un puto genio y que, por eso, lo único que te motiva en esta vida tan real es secuestrar vocales de ficción.

Algo que, por otra parte, es bastante mejor que iniciar una guerra.

Un comentario

  • Gracias por tu mención.
    Pásate siempre que quieras por Lleixes